03/11/15

Carta abierta a toda mujer

Share

 

FOTO 1

Mujer, no te pierdas en el camino hacia la igualdad. Ser diferentes también nos da un aire imperceptible, pero único.

Disfruta el ser conquistada; y en el transcurso, ¡conquístale tú el alma! No uses las armas, sino la astucia.

Permite que te abran cualquier puerta; por supuesto que tú sola puedes hacerlo, pero valora el que ese hombre comprenda que mereces el mundo entero a tus pies.

Acepta ramilletes con agrado. Un ramo de flores no sustituye un derecho, pero les recuerda a ambos que los detalles son pura magia.FOTO 2

Perfuma tu piel, usa tacones, despliega tu feminidad en cada instante. No se trata de quién es quién, sino de quién eres tú sin importar qué.

Mujer, no es necesario que rebusques entre sus horas intentando encontrar un desliz; mejor, compórtate de tal forma que él reconozca en tu seguridad, la fragilidad de perderte – en un minuto – para siempre. Infúndele con tus pasos la certeza de que alguien más respirará por ti. Sé oxígeno en sus venas.

Reinvéntate de tal forma, que ser quien eres no sea una lucha, sino una danza de par en par.

Sylvia Syvel©Al fin y al cabo, equidad de derechos no es equivalente a pérdida de identidad, ni un acto en sí mismo tiene un perfecto significado.

Sé tú la razón por la cual la feminidad no sea sinónimo de debilidad ni la galantería de machismo. Seamos simplemente… un hombre y una mujer; que ser diferentes también es una bendición.

Solo entonces comprenderás que por ser mujer, nunca has estado derrotada.

Con amor y respeto,

Sylvia Syvel

Share
01/19/15

Molécula de mujer

Share

Sylvia Syvel©

Mujer, ¿te has cuestionado qué somos? Somos una unidad en medio de un todo; y a la vez, somos un ente formado por millones de unidades capaces de conformar lo que somos.

En nuestra alma vive la ilusión del mañana por traernos un nuevo despertar, mientras nuestras huellas plasman el camino que vamos forjando para alcanzar nuestras metas. ¿Ves cómo somos soñadoras y estrategas?

OJONuestra piel absorbe lociones que transpiran aromas; en nuestros ojos cabalgan jinetes de colores – sombras de luz en párpados coquetos. Nuestras piernas se cruzan con singular delicadeza; y entre sinuosas seducciones, podemos entreabrirlas con tal de obtener una varonil respuesta. Por ende, somos el valor de la feminidad.

Giramos en torno a un sol, orbitamos alrededor de ese Ser superior que necesitamos más que al oxígeno para transitar la tierra. Por eso… somos fe.Sylvia Syvel©

En nuestra mirada se divisan aires de grandeza y parajes por habitar. No dudes jamás que somos aventura, pasión y horizontes alcanzados. No titubees, somos la esencia del progreso.

En nuestro vientre se une la pasión y desbordamos vidas que laten, que viven sus propios destinos y nacen a la luz de un nuevo comenzar. Así es como somos… madres.

Nuestro caminar habita entre tacones de terciopelo que entonan el ritmo de nuestras caderas y el camino que nos lleva a reconocer de dónde venimos sin importar hacia dónde vamos. Por lo tanto, somos familia.

Nuestro corazón alberga un infinito amor por nuestras íntimas amigas – esos seres de luz que caminan a nuestro lado infundiendo en nuestro ser sus propias unidades de alegría o dolor que por ser suyas, hacemos nuestras. Contempla cómo somos la palabra amor y el concepto amistad.

Mujer, somos un conjunto de moléculas que vibran al unísono sin dejar cada una de llevar en sí su propia constitución. Somos la piel que adolece de caricias, los labios carmesí que besan en silencio, las manos que pintadas al viento se visten con prendas que hablan por nosotras. Somos los sueños que dormitan en nuestro pecho, la ansia que vive desnuda entre las sábanas, la mirada coqueta que seduce un intelecto. Somos cada molécula de mujer que vibra en nuestro interior; y en cada molécula viven, millones de átomos con pasiones secretas.

 

©2015 Sylvia Syvel Batista

www.sylviabatista.com

JAPON

Share
11/26/14

Carta a Dios

La fluidez de un diálogo revestido de palabras

Share

 

TOP

Dios mío, ¿cómo estás? Esta madrugada desperté un poco más temprano de lo usual; y te pensé. Cavilé con nostalgia; no fue un sentimiento voraz de una desesperación despotricada por necesitar recurrir a ti. Verás, estaba en silencio… ese silencio que te obsequia el alba, cuando todas las almas que te rodean permanecen aún arropadas de profundidad. Y en medio de tanta calma, me conquistaste el pensamiento.

Sentí un fulminante deseo por sentarme a tu lado, preguntarte por tu sentir, tus anhelos… ansiaba escucharte.

No me era necesario pedirte algún milagro para mi vida ni algún infalible rezo se Nina 1arremolinaba en mi conciencia solicitando ayuda para alguien más. Mi deseo era simple y llanamente platicar contigo.

Esa sed perspicaz que nos invade los sentidos cuando ansiamos saber de alguien a quien amamos. Ese torbellino que nos inquieta las aguas del pensamiento como río bravío que solo encuentra calma desembocando en la inmensidad del ancho mar. ¡Eso fue lo que sentí! Entonces comprendí – en términos terrenales – cuánto había madurado este amor.

Comprendo que eres infinito, pero me invade una profunda ansia por saberte bien.

FullSizeRender¿Tú piensas en el destino, Dios mío? ¿Reposas bajo la sombra de algún cedro en algún atardecer? ¿Lees algún libro? Tales interrogantes solo podrían delatar una ignorancia crasa de mi parte, lo reconozco… pero asumo que el motivo recae en comprender que hubo un tiempo en que te visualizaba tan lejano, asentado en un cielo que no me pertenecía; y ahora te siento tan cerca y vivo que sé que permaneces a mi lado, recorres mis letras y conversamos a diario.

Tengo tanto que decirte, tanto que contarte; pero en esta ocasión, solo ansío saber: ¿cómo estás, Dios mío? ¿Necesitas algo? Mis palabras y mis días te pertenecen; y allí, en mi espacio, en ese rincón que conoces donde nos sentamos tú y yo, te estaré esperando por si quieres hablar.

Te amo,

Sylvia Syvel

 

IMG_1637

Share
09/5/14

Íntima ortografía

Un preámbulo del erotismo a descubrir en mis letras

Share

Sylvia Syvel

La ortografía erótica evoca, en sí misma, una pasión que va más allá de la carne; para degustar por medio de los sentidos – a través de la palabra – todo un conjunto de sensaciones… sin dejar de ser literatura. Aquí un preámbulo del erotismo que encierran mis letras.  Con amor y respeto por la palabra.  ¡Qué lo disfruten!

Aquí están mis pechos, delante de ti; cubiertos por una tela que ansía respirar y ser prófuga de mi piel. Mis labios se entreabren, como incitando tu boca a rozarlos, suave, levemente húmedos.

Acerco mi cuerpo unos cuantos centímetros de deseo, algunas pulgadas de pura lujuria… pero dejando que seas tú quien explote por las ansias de sentirme al verme reflejada en tu espejo. La música habla de lejanías; y yo, reemplazo la tonada por una melodía sin lírica. Porque – en ese instante – yo soy tu ritmo, tu espacio y tu palabra.

Te hablo con las pupilas, una mirada penetrante que te invita a acercarte. Me susurras que te mueres por besarme, echo mi cabeza levemente hacia atrás – un gentil ademán que dice: te espero. Y te lanzas a bañar mi boca con tu esencia, un beso profundo, intenso… y no te imaginas que ya has bañado mis labios más ocultos.

Ambos cuerpos se juntan en plena claridad… una delicia. Y se advierte ese calor que emana la excitación, esa llamarada que moja… que se siente, que arde en la piel. Y percibo tu erección frotar mi feminidad mientras me vas besando, ansiando penetrarme para bañarte en mí.

Sylvia Syvel Batista / Derechos Reservados

Sylvia Syvel Batista©

Me aprietas los senos y posas tus labios húmedos en mi cuello; y yo, me dejo llevar. Me deshago de la ropa y me desvisto de pudores. Llevo mis manos a las tuyas y entrelazo nuestros dedos; y compartimos mi busto alborotado. Circundo ambos pechos y voy llegando a la gloria…

Tus brazos llegan a mi espalda y permiten que recueste mi peso sobre tu abrazo; y me llevas a la cama y me hablas lleno de deseo.   Extiendo mis manos sobre las sábanas y aprieto con fuerza y confieso: Quiero sentirte en mí.

Y abriendo el paso, llevo mis dedos a mi punto y doy rienda suelta a su asomo; y me siento bañada, mojada, increíblemente excitada.

Lizette Santiago©

Lizette Santiago©

Voy sintiendo la intensa sensación de querer explotar; y mi torso se levanta levemente en una reacción espontánea a tanto placer – en medio de un verso en que eres mi prosa, mi musa, mi sentido completo.

Y entre una respiración profunda, que alarga el momento; y un gemido que confiesa mi éxtasis, abro mis ojos y… no estás. Solo quedamos mi orgasmo y yo – pronunciando tu nombre.

©2014 Sylvia Syvel Batista

www.sylviabatista.com

FOTO 3

Share
07/13/14

La ortografía de ser mujer

Más que una palabra, un lenguaje en nuestro existir.

Share

photo (9)

Mujer:

Vamos, seamos una pandilla.  Seamos capaces de unirnos, apoyarnos, comprendernos, de entendernos, de tener un fin común… de ser solidarias, no enemigas.

Seamos una banda de guerreras.  Luchemos a nuestro favor, no en contra de nuestros principios.  Encontremos en cada una la magia de ser parte de un género que siente, vive y padece.  Seamos conscientes del hechizo de nuestra existencia… hechizo que transforma vidas, que enamora, que transmuta – deliciosamente – con el tiempo.  Seamos vino, añejemos nuestros sabores con la larga crianza de la sabiduría, que nuestro aroma sea el de mujeres divinamente unidas, que nuestro sabor tenga el toque de las especias que da la lectura, la filosofía, la ética, la religión.photo (16)

Seamos un clan de pasiones expuestas.  Seamos amantes de nuestras parejas, no de la pareja de alguien más; no por puritanismo, sino porque simplemente nos merecemos algo mejor… tiempo completo, no medio tiempo.  Seamos quienes medimos el lapso de todo amor, de toda lujuria… porque nadie más puede encapsularnos en un reloj, salvo nosotras mismas.

Seamos una cuadrilla de compinches.  Riamos juntas, vivamos entrelazadas, levantemos fuerzas.  Seamos el bendito eco de una melodía que narra la osadía de cada mujer que cede su cuerpo a la penetración del alma y no solo del cuerpo.  Seamos capaces de comprender que cada vida es una completa, sin la necesidad de un compañero a nuestro lado. Seamos fanáticas de toda relación provechosa y dignas emprendedoras cuando nuestros pasos tengan solo un par de huellas – que no somos parte de nada, somos en sí mismas… un maravilloso todo.

photo (17)Seamos un tropel de feminidad, una vorágine de eufemismos, una borrachera de sensualidad.  Seamos un conjunto de erotismo, extendamos los brazos hacia la piel de nuestro amante.  Seamos lujuria, una belleza al desnudo, una delicia al paladar.  Seamos ortografía que trasciende las fronteras de los dogmas, reescribamos la palabra mujer en el diccionario de la vida.  Así, cuando alguien busque en sus páginas intentando descifrar nuestro significado, pueda leer:

Mujer – Ente deliciosamente femenino, volcado en las redes de su propia pasión y capaz de hacer estremecer las entrañas de todo ser con su perfume y su presencia.  Sinónimo de:  individualidad, autosuficiencia, alegría y divina lujuria.

Que el poder de una sea el poder de todas.  ¡Seamos mujeres!

©2014 Sylvia Syvel Batista

photo (10)

www.sylviabatista.com

Share
12/7/13

La vida en tiempos de prisa

Un hiato en nuestro diario vivir.

Share

7

Anoche soñé una vez más con otra vida.  Y mientras me debatía entre despertar para recordar minuciosamente los detalles de mi sueño o regresar a ese estado de inacción voluntaria, sopesaba en mi mente el mero hecho que siempre que me veo en otra existencia, el tiempo corre más lento.  Así, termino la mayoría de las ocasiones sin conciliar nuevamente el nivel más alto de descanso y sin recordar la gran parte de lo que sucedió en esa visita a otro plano de mi existencia. Me quedo con un puñado de imágenes – tipo fotografías – que tienen voz, que me hablan.  En esos sueños siempre me veo, o mejor dicho, siempre observo que existo en algún tiempo pasado, donde la gente que me rodea se presenta sin relojes ni duración definida. La única importancia de cada respiración es la de mostrar su motivo en ese mundo que, en ocasiones, se da en mí mientras duermo.

Entonces, me resulta un tanto compleja la prisa que nos arropa. A menudo escribo del tiempo porque es un tema que me llega, que empapa mis sentidos mientras intento comprenderlo. Todo puede suceder en un puñado de segundos; y a la misma vez necesitas que el reloj corra para darle “tiempo al tiempo”. La vida es tan frágil que se nos va en un soplo y tan recia que nos fortalece en medio del camino. Simplemente extraordinario.

4La frase: El tiempo es relativo es el cliché más absurdo y certero que existe. Relativo no puede ser si lo hemos convertido en concreto con unas manecillas que dominan nuestra vida; pero se convierte en certero cuando pensamos que la duración de un minuto puede sentirse como una eternidad cuando nos duele el alma o nos corrompe el ocio.

Pero todo cuanto no ha sido creado por el hombre corre con una fluidez temporal pero liviana. ¿Por qué en un plano ideal el tiempo corre según lo dicta la naturaleza y en este plano tan absurdo que hemos inventado los seres humanos todo es tan volátil? ¿Por qué lo hacemos todo tan complicado? La respuesta comprende un debate innegable, lo sé.  Unos hablarán de la necesidad de funcionar como sociedad, otros argumentarán sobre las bases del capitalismo y cómo necesitamos producir para ganar riquezas; y otros tantos de todo cuanto nos hace seres racionales.  Y yo me pregunto: ¿En qué tipo de sociedad queremos vivir? ¿De qué riquezas estamos hablando? ¿Racionales en qué sentido?  Definitivamente necesitamos vivir con reglas que comuniquen un orden, pero ¿sin paz? Claramente, todos necesitamos bienes materiales… pero ¿a costa de no tener bien espiritual? Ciertamente, somos seres racionales; sin embargo, no somos capaces de comprender las consecuencias de una vida a toda carrera.

Los hijos crecen sin la calma de un tiempo para ellos.  Los amaneceres se dan mientras al abrir los ojos ya queremos que llegue la noche; la vida corre y alimentamos nuestro espíritu igual que alimentamos nuestro cuerpo: tipo “fast food”.  Y ¿para qué? Para que un día alguien nos diga las consecuencias de años de alimentarnos con comida chatarra; y en lo espiritual, lleguemos a sentir el vacío que deja alimentar nuestro ser con todo aquello material que tampoco es saludable para nuestro yo – y se convierte en el mismo tipo de comida que utilizamos para nuestro organismo. 5

No deseo dar la impresión de querer vivir una vida sin compromiso social; al contrario, lo que propongo es sacar tiempo para todo.  Organizar nuestros deberes de forma que cumplir con nosotros mismos y con nuestros seres queridos sea tan importante como todo lo otro.  Recordar la maravilla de finalizar un día al lado de alguien: un hijo, un hermano, una madre, un padre, una pareja, una amistad. No olvidar la grandeza de meditar un poco sobre nuestras metas; la alegría de despertar sonriendo por todo cuanto nos rodea. Tal vez, separarnos un poco de la tecnología y dejar que lo simple opaque lo compuesto.

Me gustaría pensar que en mi próximo sueño de otra existencia, voy a observar un tiempo venidero y no una vida pasada.  Y en esa nueva vida, me gustaría que cada respiración tenga la misma pausa que en mis sueños anteriores.  De cierta forma estaría visualizando una próxima era donde el ser humano logre comprender la complejidad del tiempo; y tengamos la sabiduría de ir a prisa simplemente cuando sea necesario… y que cuando sea necesario no sea siempre, sino en ocasiones.  Que logremos disfrutar de un día de lluvia, de una luna llena, de un sol radiante, de nuestros pasos sobre la arena, de una flor en medio de la nada, de un aroma.  En fin… anhelo que cuando vuelva a soñar tenga tiempo para verme, para vernos a todos respirar un poco de paz.

 

©2013 Sylvia Syvel Batista

2

Share
09/28/13

“Almas gemelas”

La magia de la palabra “encanto".

Share

PAISAJE 1

Esta vida es un maravilloso camino lleno de magia, de hechizos, de encantos.  Cada existencia debe ser una explosión de vivencias, de posibilidades, de retos, de aprendizajes.  No existen alas rotas, todos podemos volar tan alto como estemos dispuestos.

Reconocer lo que somos, lo que valemos, lo que deseamos es el primer paso en esta aventura que llamamos vida. Porque es nuestra la responsabilidad de conocer nuestro destino.

Entonces, siendo quien somos, descubrimos que en nuestro camino se cruzan – para bien y para mal – cientos de otros seres que nos llenan de amor, nos motivan; y otros tantos que nos dejan dolor y desesperanza. Y vamos aprendiendo que aún cuando nacemos solos y morimos solos – existen lazos, invisibles y maravillosos, que nos unen a ciertas almas.

Encontrar un alma gemela no es aferrarse a un ser que sea una mitad de tu existencia pues nacemos siendo un todo, un ente completo capaz de pensar y sentir por sí mismo; pero encontrar ese alguien que conozca el desnudo de nuestra alma… eso es magia.photo (1)

Y logramos sentir paz en presencia de esa otra persona que nos conoce, nos valora, a quien conocemos y valoramos; y se crea un encanto que toma forma de amor… porque el amor se vive en cientos de formas.

Tomarse de la mano – aún sin juntar la piel – y decidir vivir una plenitud que envuelve sentimientos de sosiego, amor, respeto y entrega es el mejor ejemplo de almas gemelas que pueda existir.  Anhelar todo bien para ese otro ser y sentir – muy adentro – que ese ente te completa los días y se convierte en estrella cuando te arropa la noche.

PAISAJE 2Un alma gemela es encontrar con quien quieres compartir tus deseos, quien te da paz cuando sientes miedo, quien cree en ti aún cuando tú misma no creas, quien te levanta el ánimo y celebra tu alegría, quien te muestra la maravilla de recorrer la vida con pasión de entrega y una felicidad plena – que se siente al respirar a su lado o en la distancia – porque el sentimiento es tan grande y genuino que ambos seres se pueden sentir aún cuando la piel no se toque.

Somos espíritus libres, con alas que no se ven pero se sienten.  Seamos capaces de volar, de vivir y sentir lo que la vida nos regala.  Y si en tu vida has encontrado un alma gemela – que mueve tus adentros y te llena… regálale un sincero te quiero, ofrécele tus más intensas palabras, entrégale un fuerte abrazo; y con los ojos cerrados vuela junto a ese ser tan alto como las alas les permitan… hasta lo infinito.

INIFNITY

Firma SB

©2013 Sylvia Syvel Batista

* Paisajes cortesía de Mia Collazo – Motivational Speaker

Share
07/8/13

“La maravillosa aventura de vivir.”

Un recorrido por nuestro existir, nuestros sentimientos y deseos

Share

CIELO

Propósito… todos tenemos una razón de ser.  Cada quien tiene una finalidad, un asunto que atender.  Y cada misión se disfraza de virtud, de talento, de cualidad.

Creo fielmente que esta vida está llena de almas entrelazadas que tienen la maravillosa oportunidad de vivir, en unión, la aventura de explorar el porqué de su existencia.

Conocemos seres que nos acompañan la vida entera, compartiendo nuestros triunfos y dándonos la mano en los fracasos.  Estos seres crecen junto a nosotros y desafían las estadísticas; son los menos, pero son los verdaderos.  Y existen almas que las conocemos hoy y sentimos el perpetuo sentimiento que llevan en nuestros días años enteros – son las almas que se reconocen de otras vidas y comprenden – a nivel espiritual – la maravilla de lo infinitoTATUAJE

Cada vida es un maravilloso viaje para descubrir nuestro porqué; y en ocasiones la aventura la vivimos en soledad; pero a mitad de camino tomamos la mano de alguna otra alma que nos regala parte de su energía y nos invita a volar.

FABICada quien debe descubrir su pasión de vida, su destino, su Yo.  A quien le apasiona la ciencia y tiene el don de gente, puede salvar vidas.  Quien comprenda la grandeza de dar y sembrar conocimiento puede enseñar;  quien ama la justicia puede defender.  Con cada vocación debemos encontrar nuestra pasión de vida, ser felices y ayudar.

La mejor compañía está en nosotros mismos; otros te podrán fallar, pero jamás debes fallarte a ti mismo, a tus ideales, a tus sentimientos.  Es la fina línea que debemos aprender a trazar.

 Nunca tengas miedo en decir lo que sientes. La vida te enseñará que ganarás más de lo que puedes perder.  No te arrepientas de lo que des, pero no permanezcas si no te valoran. Si no corresponden tu sentir, debes entender que siempre llegará quien dé todo de sí por un minuto a tu lado.

Mi porqué lo voy descubriendo al andar; recogiendo letras perdidas que me van haciendo compañía y relatos que regalo con la ilusión de vivirlos algún día e historias que nacen en mí sólo para tocar otras vidas.llaves

Pero más allá de nuestro propósito, de nuestra razón de ser, debemos comprender que sólo Dios sabe a dónde llegarán nuestros pasos, sólo Él conoce nuestro destino.  Gracias, Dios mío, por las almas que acompañan mi caminar; y porque con cada palabra construyo mi propia existencia.

©2013 Sylvia Syvel Batista

www.sylviabatista.com

Share
04/25/13
FOTO 1

Soledad… el camino hacia tu propia existencia.

El sabor de un coloquio contigo misma.

Share

FOTO 1

Vivimos paso a paso… mirando siempre hacia adelante, con una fina tela – que trasparente – juega a dejarnos ver el mañana.  Así se nos pasan los días, siempre pensando en lo que haremos después, cuando el hoy es tan palpable que se convierte en incierto ante nuestra indiferencia.

Entonces te sorprende el reflejo de una mujer que desconoces; y la soledad se hace eco de esa presencia.  Las paredes que encierran tu hogar se cargan de un calor que ahoga y te inunda el miedo al no lograr ver qué traerá el futuro; porque la fina tela deja de ser transparente ante la soledad y se convierte en un velo que no deja pasar la luz.

Así se traducen los eternos minutos de una mujer ante el abandono del hogar de unos hijos que hasta hace poco ocupaban cada rincón de los espacios abiertos de la casa y cada fibra de los entornos cerrados de su corazón. O ante la inesperada relación fallida con el hombre que una vez juró amor eterno y terminó recogiendo él mismo sus maletas para decir un adiós lastimero y cruel.

 

FOTO 2El hoy es un regalo que no debemos desperdiciar.  Se trata de saborearte tú misma y darle calidad de tiempo a los seres que te rodean pero con tu esencia, sin dejar de ser quien eres por nadie.

Si la nada acompaña tus días, te invito a que te mires nuevamente al espejo. Yo no observo una mujer que perdió su tiempo, ni observo el vestigio de un ser que vivió en el ayer sus años de gloria.  Te admiro bella, porque toda mujer es simplemente bella.

Tu entrega y sacrificio te ha llenado de sabiduría; y la emoción que en el pasado sentiste – como un leve afrodita2cosquilleo – los primeros días de una relación, la sientes ahora por ti… porque te vas conociendo.  Has aprendido que el idilio contigo misma es mejor.  Tu cabellera se tiñe de conocimientos, tus manos reflejan trabajo, tu cuerpo ha cambiado para bien… porque sentir y hacer sentir es lo que todo ser necesita; y tú conoces cómo hacerlo.

 

¿Ves lo que yo veo? Una mujer que sabe cómo darse, que reconoce lo que necesita y que va viviendo su presente con ella misma como protagonista.  Una mujer bella, sin importar el tamaño y la forma de su pecho; porque aun en la ausencia de sus senos su belleza es enorme.  Una mujer plena, con un cuerpo lleno de vida… y ese es el mayor afrodisiaco, una mujer COMPLETA.

Vive tus días convencida que si el hoy lo vives con intensidad, el mañana llegará lleno de pasión de vida.  La soledad no se vive al no tener compañía, sino al no tenerse a sí misma.  Eso sí, no dejes de cultivar una amiga… ella refrescará tu alma y te recordará mis palabras: “Eres bella por dentro y por fuera mujer.”

FLAMMA

Share
01/29/13

“A ti, Mujer”

Carta abierta a toda mujer.

Share

Mujer:

Hoy dedico este blog a tu increíble presencia en este mundo, a esa magia que irradias al ser tú misma.

Para mí, la vida no es más que un singular camino que compartimos con un conjunto de almas que tienen la necesidad de completar, vida tras vida, diferentes propósitos; y aprender lo que dejaron atrás.

Mujer, tu camino ya es perfecto en sí mismo por el simple hecho de verte andarlo con pasión de vida.  Eso es todo lo que necesitamos, la pasión de respirar cada segundo a plenitud.  Hay ocasiones en que las cosas no salen como quisiéramos, sin embargo, estoy convencida que si lográramos ver más allá, comprenderíamos que la mayoría de las veces el resultado es lo que en realidad nos convenía. Aun cuando nos duela. Un resultado no necesariamente habla de nuestra capacidad para lograrlo, sino de aquello que la vida quiere para nosotras.

Mujer, tienes la habilidad de descifrar – con un solo sentir – qué paso debes dar. Esa voz, que callada, te deja saber qué está bien y qué no. La habilidad de reconocer cuando algo no conviene porque no sentimos paz, cuando algo nos grita que no debemos recorrer un camino.

Sin embargo; en mi piel siento que también posees, que poseemos, el sentido de pertenencia.  Ese don que nos permite unir la razón y la conciencia para reconocer quienes son realmente importantes en nuestra vida.  No te hablo de vivir en egoísmo sin que nos importe el prójimo, te hablo de balancear nuestra energía para dejar pasar solo quienes nos den paz y nos hagan sentir bien.  No podemos basar nuestra felicidad en la desdicha de otros, pero no podemos hacer felices a los demás a costa de nuestra propia felicidad.

Los grandes proyectos de vida tienen la virtud de darse en el momento adecuado; entonces nos damos cuenta que todo gira a favor de nosotras y sentimos la certeza que las cosas se dieron en el momento justo.

Los días no tan buenos son el camino que debemos recorrer para lograr demostrar de qué estamos hechas.  Y tú, mujer, estás hecha de magia y hechizos.  Soy capaz de reconocer en ti la voluntad de perfeccionar tus días para sacarles provecho, de pensar tus pasos para lograr lo que deseas, de dar todo de ti para los tuyos y los demás.  Eres pura energía y al dar tanto en cada minuto de tu bendita existencia, se agota en ocasiones tu fuerza y se asoma la frustración, y los sentimientos encontrados se hacen presente en tu día y se desanima tu ser.

Este el momento de detener tus pasos y saber qué debes modificar, alterar; jamás cambiar, porque lo maravilloso de tu ser no se compara con los detalles que puedes mejorar.  Y de por sí, reconocer que debes modificar demuestra una grandeza de espíritu que no todo el mundo posee.

No hay mayor perfección que dar todo de sí, no te esmeres de más por cumplir con otros, cumple con aquello que te dé paz y nada más será necesario.  Escucha tu sexto sentido y siente tu sentido de pertenencia, ese que te dirá quien pertenece a tus días y quien es solo un ave de paso.

Mujer, vive tan orgullosa de ti misma como yo lo estoy por tu andar, porque todo lo que eres: una extraordinaria madre, una excelente hija, una gran hermana, una buena esposa, una singular amiga y una maravillosa amante lo vives bajo una misma piel y con una hermosa sonrisa en tus labios. Que quien es perfecto no es quien no posee defectos, sino quien vive dando todo de sí y desea mejorar en el trayecto.

Continúa tu camino sin mirar atrás y segura que, gracias a tu presencia en esta vida, alguien te regala un: gracias por existir

©2012 Sylvia Syvel Batista

www.sylviabatista.com

* Cada imagen tiene copyright de sus respectivos autores. –

 

 

Share